La fabulosa taberna de McSorley

La fabulosa taberna de McSorley

La fabulosa taberna de McSorley

Mujeres barbudas, gitanos, sibaritas, camareros, obreros indios, bohemios, visionarios, fanáticos, impostores y toda clase de almas perdidas circulan en este recopilatorio de veintisiete crónicas publicadas en la sección del New Yorker dedicada a los perfiles de los personajes más exóticos de la ciudad. Personajes todos de carne y hueso que conforman un fresco extraordinario de las décadas 30 y 40 del siglo pasado, una época dorada en la que se fraguó el gran crisol que fue y sigue siendo la ciudad de Nueva York.

Joseph Mitchell, tal como señala Salman Rushdie, es «la perla escondida de la literatura norteamericana».

ISBN 978-60-79409-68-5
472 páginas — 13.5x23 cm
Tapa blanda
Traducido por Alex Gibert, Marcelo Cohen y Martín Schifino
:

Las crónicas de Joseph Mitchell nos ofrecen el retrato más ácido y entrañable de Nueva York en el siglo xx

:

“A fin de cuentas, el mundo del espectáculo es una gran monstruosidad.”

Joseph Mitchell

— Fairmont —
fue escritor y periodista. Tras graduarse en la Universidad de Carolina del Norte, se trasladó a Nueva York con la intención de hacerse un nombre como reportero político. Escribió para medios como The New York Herald Tribune, The World y The New York World Telegram hasta 1931, cuando decidió darse un respiro del periodismo para trabajar en un buque de carga que trasportaba troncos desde Leningrado. Tras un breve periodo, regresó al periodismo y continuó escribiendo para diferentes publicaciones hasta que en 1938 fue contratado por St. Clair McKelway para escribir en New Yorker, donde trabajó hasta su muerte, en 1996.
«Joseph Mitchell es un tesoro oculto.» — Salman Rushdie
«Una obra maestra de la observación y el relato.» — Ian McEwan
«Un libro extraordinario. No logro imaginar nada comparable.» — Doris Lessing
«El maestra de la crónica neoyorkina.» — Janet Malcolm
«La escritura de Mitchell ha perdurado más de 60 años porque su estilo es único. Cada vez que cruzaba una puerta, lo hacía con el corazón.» — The New York Times
«Joseph Mitchell recuerda, en muchos aspectos, a Dickens: ese entusiasmo por los sonidos y los colores de las grandes ciudades y ese interés genuino por sus habitantes.» — The New Republic
Otros libros