Las últimas noches de París

Las últimas noches de París

Las últimas noches de París

«Aquí están aquellas noches de París, llenas de mi fatiga de otros tiempos, de las alamedas, las avenidas y los paseos en la oscuridad; esas noches de hastío que viví con insólito desenfado.» Esta dedicatoria de Philippe Soupault al poeta René Laporte da el tono de Las últimas noches de París, sin duda la más hermosa y enigmática de las nueve novelas de Soupault. Todo en ella está bañado en la luz de los adioses; a cada momento, París se revela como una ciudad amenazada por una lluvia incesante que anuncia un diluvio y por el fuego de un nuevo Nerón que sueña con que el destino la convierta en otra Roma. Descartada la causalidad, la intriga se disuelve en un bullicio de señales impenetrables, como sucede en las novelas negras de Raymond Chandler o de Dashiell Hammett. Como sombras a la deriva, escrutando en vano los oráculos del azar, los personajes avanzan a trompicones de noche en noche y el narrador anónimo, tan parecido al autor, aguarda como una última esperanza la indecisa catástrofe que le permitirá, por fin, escapar a la usura de los días y los gestos.  Esa esperanza vana y esa melancolía apocalíptica hacen  de esta novela musical una especie de nocturno, pero también la convierten en uno de los grandes libros premonitorios del fin de la década de 1920, que concluiría abruptamente con la crisis de 1929.

Junto con Nadja, de André Breton, ésta es la gran novela del surrealismo y, al mismo tiempo, una profunda crítica a ese movimiento artístico.

ISBN 978-607-9409-62-3
128 páginas — 135 x 230 mm
Tapa blanda
Traducido por José Ignacio Velázquez Ezquerra
:

Las últimas noches de París es un texto mítico que no estaba disponible en las librerías de nuestro país.

:

Philippe Soupault

— Chaville, Francia —
fue uno de los primeros impulsores del dadaísmo en Francia junto con André Breton y Louis Aragon, con quienes fundaría más tarde el movimiento surrealista. Expulsado del grupo seis años después por rebelarse contra su excesiva organización, se mudó a Túnez y durante la Segunda Guerra Mundial fue encarcelado por las fuerzas de ocupación nazis. Fue liberado en 1943 y se estableció en Argel, para luego embarcarse hacia los Estados Unidos, donde pasaría algunos años antes de regresar definitivamente a Francia. Pasó sus últimos años dedicado al periodismo, el ensayo y la redacción de sus memorias.
«En Las últimas noches de París, Philippe Soupault abraza la noche absoluta. Su novela es, hasta cierto punto, un retorno a la noche baudeleriana, la “noche amiga del criminal”. — José Carlos Marátegui
«La inolvidable descripción de un mundo cuyos habitantes descubren que son, a un tiempo, los espíritus y los hechizados.» — Review of Contemporary Fiction
Otros libros